Tot un Plaer

Grupdetast

Tot un Plaer. 11/09/2018



Disznokao


Trae a la copa un rico aroma a miga de pan, hojaldre caliente y flores secas, junto a una fruta blanca, todo con delicadeza. Se siente el trabajo con las lías, fondo meloso, pulpa de ciruela blanca y un puntito que recuerda al melocotón de viña. Ligero apunte mineral.

En boca tiene una buena entrada, rica y salina acidez, ligero punto tostado (avellanas y cacahuete) junto a un punto cítrico que alarga el conjunto y lo refresca. Se sienten las lías y un fondo herbal seco, grato punto del alcohol y una trama seca que lo alarga y le da constancia, aunque en el subconsciente pienses en dulzor. Luego al descubrirlo sabes por qué. Grata sorpresa.


Klaus


Aroma fresco, fragante y natural, me gusta. Destaca la manzana, recuerda a la sidra. Punto de almizcle, pulpa de pomelo, manzanilla seca y un aspecto (no malo del todo) oleoso rancio. Al movimiento destaca la carne de  membrillo y el calabazate.

La entrada en boca es seca y la acidez callada, lo paladeas, es sereno, tranquilo, te va trayendo lo percibido en nariz, quizás con un poco menos de intensidad. Se palpa la carne de membrillo, la manzanilla seca y las flores amarillas. Con una acidez más viva el vino ganaría en vida y expresividad, llegaría a encantar, tiempo al tiempo. En la recata se afina y limpia consiguiendo un punto de elegancia y las sensaciones se alargan y se elevan. Le seguiremos la pista.


Autocarro nº 27


Rojo picota capa alta y ribete violáceo. Limpio y brillante. Lágrima glicérica, densa, se queda fijada a la copa.

Se toma su tiempo, aroma denso y de componente frutal maduro y confitado. Destacan las moras y la ciruela. Notas que recuerdan al matorral. Conjunto joven y serio donde quien manda es la fruta y una suave trama especiada, láctea y balsámica.

En boca es sanguino, entra sin dañar, lo paladeas, es rico y sabroso, punto seco pero a la par con un dulzor propio de la fruta madura. Fondo terroso, tostado, rico frescor vegetal, equilibrado, dura en la boca y deja para el final ese punto sanguino y ferroso.


Nude


Me sorprende por su aroma a fruta madura, que sin embargo es poco expresiva para la intensidad y concentración que muestra en el conjunto. Fondo tostado y a uvas pasas más un toque terroso seco.

En boca es un jugo de moras, paladeas un caramelo de violetas, rico dulzor, tanino agradable, acidez suave, es bonita y "callada"- Se trata de un vino agradable, fácil sin ser simple, sabroso, con gusto, engancha e invita al siguiente trago.


Montesquius


Es de un rico aroma maduro, resaltan las notas de autolisis. Ceden espacio a una rica fruta blanca en forma de manzana y de membrillo. Notas tostadas de hojaldre y frutos secos, punto licoroso y ahora de una manzana asada con su mantequilla y puntito de canela.

En boca es fresco, jovial, burbuja fina tras un carbónico alegre. Se siente la fruta, sorprende el cambio de crianza clásica al de la frescura, que está bien pues el cava se aligera y renace, pero pierde ese punto de complejidad y de lo que determina su crianza.


Nossa


Le damos tiempo, se muestra fino en las formas y presagia contenido y sentimientos. Surge la rica crianza, hay mantequilla, flavor del roble, toque mineral, punto cítrico y una rica fruta blanca junto a una tropical, maracuya. Fondo floral, untuosidad y un recuerdo calizo y a tiza.

El vino en la boca tiene un tacto graso, untuoso, lo paladeas y ensalivas. Hay una acidez rica y natural, sincera. Es sabroso y armonioso, conjuga con la comida a la perfección. Es más ancho que largo. Puntito cítrico, sutil dentro de su aspecto serio. Crianza bien medida y ponderada, el vino va creciendo por momentos y ahora sale un punto más seco que lo alarga y lo levanta al igual que el unto cítrico ahora es casi chispeante y limpio. Curioso.


El amigo imaginario


Le damos tiempo para que se limpie y nos deje un aroma rico, profundo y natural. Recuerda a la nuez fresca, la hierba y a la paja, al cereal tostado y a la fruta blanca carnosa en forma de pera de agua y manzana golden. Es denso y agradable, fresco punto balsámico. Alcohol fragante, manzanilla seca, lías, pulpa de uva. Recuerda, insinúa el velo en flor pero lo que si se significa es la crianza oxidativa, elegante y fina.

En boca es rotundo y claro, indica y dice, se declara y a la vez sugiere. Hay una rica fruta, avellanas, nuez, notas licorosas, recuerda a un Oloroso, notas de toffee, todo con intensidad, finura y elegancia. Sorprendente su frescura y su garra, la dimensión que alcanza...


Eidos Ermos


Es un vino directo, claro y conciso. La fruta estalla, es un zumo frutos negro y rojos, moras, arándanos, cerezas y grosellas. Suave toque del raspón, fondo tostado y de negror, con intensidad y suavidad. Seduce e invita a ir a la boca.

La entrada en boca es rica y sabrosa, toque picante excitante y vivo. Llena con contenido y finura, tacto carnoso y lívido, paladeas, saboreas los toques tostados y especiados, trae la nariz es un eco, mascas la fruta, es un vino racial, herbáceo y con una acidez que no te deja indiferente para nada.


Vittorino


La copa se llena de un fondo goloso de una rica fruta madura y en sazón, en forma de ciruela picota, ciruela negra y mora, embadurnadas de una rica crianza, templada y firme. Punto lácteo y de fino especiado, se sienten los tostados, carbón y grafito junto con un buen punto de mentolado. Se recrea en la copa, se aprecia densidad y concentración, fortaleza sin intimidación.

En la boca es grande, esplendido, la llena por completo, a lo ancho y a lo largo es tan profundo como sincero, con una carga frutal musculosa madura y fresca, soporta el peso. Tanino bravo y noble, gusta y lo rechupeteas, acidez bárbara, trabaja para dotarle de fluidez al conjunto. Final balsámico, jugoso, un vino profundo y que convence, con raza y estilo, señala su procedencia, se deja beber y crecerá en botella lo que quiera.

  

Casal Faria


Aromático y profundo, comunicador. Recuerda y te lleva al fino licor y a la crianza con unas ricas notas especiadas y tostadas. Toque ajerezado, brandy, naranja seca, fruta negra y roja en compota, suaves cueros.

La entrada en boca es dulce y melosa, toque ahumado, cremas, toffee, recuerda a un amontillado, madera envinada, toque dulce tan suave como un conjunto seco, punto terroso y de rico alcohol.