Cata de Adolfo

Grupdetast

Cata de Adolfo. 29 de Enero de 2019

Los vinos de la cata tuvieron dos vínculos que los unían, uno de ellos era con un edificio histórico, perteneciente a un estilo o época diferentes. Adolfo trajo su lado arquitectónico, lo cual no estuvo nada mal. (Ver los planos que nos entrego). Y el segundo es que cada vino estuvo dedicado a uno de nosotros. Las causas o motivos fueron tan diversos como nosotros mismos. Bien por afinidad a la variedad, el lugar, bodega, por pertenecer al lugar de origen del vino, predilección, estilo, etc.

 

Follador


Color rosa claro destellos azulados.

En inicio destaca de forma clara y un poco abusiva, un aroma a jarabe infantil de color rojo. También hay un suave toque anisado y otro más claro a frutos rojos. Fondo herbal, manzana envuelta en caramelo, gominolas, algodón de azúcar.

En boca es sencillo, amable, con una burbuja fina y fundente, leve toque de dulzor al igual que la acidez. Muerdes una fresita dulce con frescor.

La Banda del Argilico. Dedicado a

Es de un aroma franco, donde surge una rica fruta blanca junto a notas cítricas. Se siente la concentración, lías, toque mineral, fondo auvado, flores marchitas, alcohol fragante, punto salino, manzana, sidra (sin abuso), helechos.

En boca la entrada es amable y sedosa, seco, fondo de dulzor y madurez. Mascas una manzana reineta, toque amargo que potencia y alarga. Buena acidez, bien integrada, paladeante y natural.


Terra de Cuques. 


El color es de un dorado intenso, mostrando ya el perfil oxidativo. 

Aromático, madera envinada, flores, mieles, ceras y un rica oxidación. Hay notas variadas que van desde la fruta de hueso escarchada a la madura, y en una fresca mermelada. Pulpa de cítricos secos y un toquecillo a pólvora, yodo, hierba seca y avellanas tostadas. Se siente el paso del tiempo, lo que ha dejado por el camino y lo que ha incorporado en forma de notas complejas y sutiles.

La entrada en boca es sorpresiva por la frescura, tacto algo glicérico y una acidez tapada, aunque ensalivante, sabe tramar y lo paladeas, fondo seco. Cautivador, denso, sientes la fruta de forma débil pero clara, además de una hoja de tabaco y un toque vegetal que redunda en la frescura dentro de un marco oxidativo y maduro. Se va pronto, la verdad es, que esperaba más, ese golpe que señala, ahora solo araña. Cuestión de gustos, quizás...


Pfalz Birkweiler 2012.


Es de un aroma rico y profundo, tan franco como complejo. Donde ya se aprecian notas a cera, ligero toque de hidrocarburos, heno, pulpa de cítricos, fondo auvado, floral, miel fresca y fruta de hueso. Un espectáculo la claridad, limpieza y definición. Sin "muchas" cosas lo dice todo.

En boca es expresivo, tiene una rica acidez, con nervio, está vivo y la fruta se siente y se masca. Sabio aspecto dulce y maduro, paladeante, seco a rabiar, con contenido, largo, cítrico y mineral. Lo disfrutas a cada trago y descubres más intensidad y complejidad sin aplastar, con sutileza y elegancia. 


Gorvia


Es de un color amarillo dorado, no muy transparente y lagrima de gran densidad.

Aroma natural, se siente la levadura, miga de pan, masa madre, manzanas y flores. Lanza a la par dos mensajes, uno es frescura y el otro de una ligerísima oxidación. Hay alcohol de farmacia, recuerda a la crianza biológica, el heno recién cortado y al seco, a terruño, manzana asada y manzanilla seca.

En boca es fresco y más ligero, ese alcohol te embarduna y la acidez le da jugosidad, lo aligera al tacto. Es seco y paladeante, cierto toque oxidativo,  ajerezado, manzana en el lagar, melocotón de viña, punto mineral. Final fresco y cálido. Curioso, distinto, singular y equilibrado.


Punto Más, fuera de cata.


Aroma franco de leve punto punzante. Se siente una rica crianza y a la par frescura. Notas de avellanas, manzanilla seca, pasas y cremas.

En boca es curioso, la llena por completo y mascas las avellanas tostadas, la almendra cruda, el punto salino, es sabroso y es fresco, calienta y te revive, se siente la crianza en bota. Un vino complejo sin agobios.


Champagne Éric Taillet, fuera de cata.


Despliega un rico aroma muy franco y frutal, "pese" a la variedad. Punto cítrico y de leve fruta roja. Hay notas que recuerdan a la vainilla, crema, manzana y cítricos. Muy vivo y expresivo.

En boca la entrada es viva, carbónico efervescente, acidez vibrante pero todo se funde y surge un leve toque cremoso. Punto tánico, cítrico, vitamina c, buen peso frutal y de la frescura, con persistencia. Muy Menuier pero muy franco, para marca un antes y un después con esta variedad. 


Malayeto Viña Zorzal


Es de un color rojo cereza picota y destellos rubí, capa media y lágrimas densas.

Me sorprende con un aroma viejuno y otro a pirecinas. Le damos tiempo y espacio, va caminando hacia la frescura y el alma negra. Hay fruta en confitura, fondo herbal y de cierta complejidad. Notas balsámicas y especiadas junto a monte bajo. A ciegas me lleva a la Rioja baja y su negror no tanto a la Garnacha.

En boca es cálido y fresco, más ligero de lo que aventuraba la nariz. Llena la boca, se endulza con su tanino y su expresión frutal, ahora roja. Es amplio, tacto terso, tánico y vivo, resucita. Regresan las notas especiadas y las de monte bajo al igual que los tostados. Persistencia media, agradable, sincero y variable, muestra raza y carácter al varietal.


Recanati


Es aromático y vivo, expresivo, directo y claro, no cansa pese a su concreción, tan clara y posiblemente dirigida. Hay fruta negra madura, concentrada y en sazón, a la par de frescos en forma de arándanos, grosellas y cassis. Todo envuelto en un velo de fino tostado, café y especias rojas. Balsámico, mentolado, hoja de pino. Con profundidad, madurez y frescura vegetal, notas de pirecina. Te puede llevar a donde quiera, tanto por el varietal como por su procedencia.

En boca sigue el dictado de la frescura, es un vino vivo, rico y sabroso. Con larga vida, redondo, sin aristas. Sientes la fruta, la muerdes, paladeante, sereno, con un tanino rico y noble. Cabernet maduro y bien elaborado, con alma cálida pero nada ardiente, es más, te lleva hacia el norte.


Sanders


Es un vino de color rojo cereza con reflejos granates y capa baja.

Se muestra en la copa aromático y vivo, se siente la fruta con claridad, gusta, es sutil. Hay frutillos del bosque y un fino toque tostado y mineral, grafito y notas especiadas con profundidad y delicadeza.

En boca es un vino fino, agradable, maduro, tan ligero como delicado, en las formas, en el fondo tiene más garra y recorrido, final amplio y seductor. Destaca la fruta y el tostado, terroso, rica acidez y sabroso tanino.


Algueira


La copa se llena de un rico aroma frutal de buena madurez, envuelto en notas que recuerdan al carbón mineral y el regaliz. Sientes las moras y el cassis, es tan largo como profundo. Fresco, balsámico y equilibrado con las notas de la crianza, fino punto tostado y especiado.

En boca se muestra vivo y jugoso, lo paladeas y lo saboreas. Con una acidez de verdad, el tanino con un tacto suave y tierno a la par con garra. Es fresco y frutal, con contenido especiado y mineral, esa trama negra de grafito, carbón, tostados y pimienta.  Tiene mucho que decir aunque ahora es puro placer.


Domaine de Fondrèche


Aroma rico y sereno, la fruta sazonada, violetas y una fina crianza especiada. Notas a monte bajo, alcohol fragante, terroso, pimientas, vainilla y un buen toque tostado, firme y equilibrado.

En boca es más grande si cabe que en nariz. Tanino recio, amplio, ancho, llena la boca y la acidez lo hace que resbale en el paladar, ganando frescura y jugosidad. Buen peso de la fruta, se  siente y se palpa. Final meloso y blando, agradable, sensual, es decir que deja marcadas las sensaciones producidas o relacionadas con ellas.


Chateau Lafurie - Peyraguey


Color oro pajizo queda pegado en la copa y se despega lleno de lágrimas.

Rico aroma que marca bien su estilo y procedencia. Brotytis y fruta madura, en forma de mandarina, albaricoque y membrillo, con dulzor y densidad. Notas de miel y cera, ligero toque de hidrocarburo tramado con vainillas y notas tostadas.

En boca es grato, dulce y tierno, se pega, es rico y sápido, sabroso. Buena acidez no muy viva, trabaja, nivela el dulzor. Se sienten las frutas y la miel junto a las especias, denso y graso, largo y placentero. Joven.