Cata de Aberto

Grupdetast

Cata de Alberto. 26 de Marzo de 2019

Xtravaganza 2013. St Laurent. Claus Preisinger


Aroma curioso, autolisis, cremas, manzana asada, caramelo, mantequilla y frutos rojos. Leves ahumados, frescor y un tan curioso como claro aroma a fresas con azúcar. Al tiempo recuerda a la sidra, punto málico, herbal, litines.

Entrada algo explosiva parece que te va arañar y sin embargo se funde. Es fresco con una rica acidez jugosa, amable, buen ataque amargo. Muerdes una manzana asada y unas cerezas. Surgen entre medias unas notas complejas, añejas que no restan al conjunto fresco y ligero.


Los Loros 2017 Albillo Criollo. Valle de Güimar


Amarillo limón con reflejos dorados.

Exótico, personal, algo reducido le damos tiempo... Aparecen unas notas a piedra, talco, hidrocarburo, miel, jabón de hierbas, resina, fruta madura, tanto blanca como de hueso y algo de tropical (lo bueno es que ésta última, se va) fondo auvado, hollejo, hoja de parra, floral nítido y claro.

En la boca la entrada se siente al vino maduro, sereno, goloso, con un tacto graso y una rica acidez que nivela es estratega, dota al vino de frescura. Sientes a un pomelo, lichi, toque vegetal, herbal, notas "naturales" al menos originales. A la par aparece la fruta tropical, maracuyá, y despista. Final amargo que serena y hace temblar los recuerdos apreciados en la nariz.


Domaine de Montbourgeau. L'Etoile 2013. Savagnin


Amarillo pajizo y reflejos dorados.

En la copa nos muestra un rico aroma que recuerda a la crianza en flor, sin notas punzantes y con un certero punto salino. Hay peso de la fruta blanca y algo de plátano, notas lácteas, suave insinuación de hierbas secas, heno junto a avellanas y un alcohol fragante que se trama con la mineralidad caliza.

La entrada en boca es a la par seca y jugosa, saboreas la pulpa de una lima, de un pomelo, mascas una manzana. Pasa rápido y ligero queda en el recuerdo de forma elegante, cítrico y con un toque final amargo que hace que perdure junto con el inicial punto seco lo paladeas y te recreas, perdurando en la boca más de lo que creías.

 

Sade Albillo Real 2016


Color naranja, bristat.

Aroma peculiar, hollejo, notas cítricas y secas, flor de manzanilla, manzana madura, alcohol fragante, notas vegetales, clavo de olor, pimienta rosa, pebrella y melocotón de viña...

En boca marca, es tánico, seco, arrastra, singular, raspa la boca. La acidez es serena ante tanta personalidad, lo paladeas, lo recuperas y se limpia al igual que se calma, el alcohol calienta y ensalza. Es un vino que lo tienes que entender para pasar del odio a sentirlo tal y como es.


Alba Vides. 90% Albillo 


Color amarillo dorado.

En inicio destacan las notas a resina y los ahumados, no imperan, marcan. Hay fruta blanca, melosa, se nota que es fresco, que está por hacer y por ganar complejidad aunque la alberga. Al movimiento surge un toquecito a coco, pera de agua y un alcohol fragante.

En boca entra con las mismas palabras que las indicadas en la nariz. Aquí es la crianza la que manda, si bien es buena y es serena, elegante, pero define y reprime a la fruta y a la expresión varietal. Tiempo al tiempo.


Fetiche 2018. Variedad Royal. Espumoso metodo ancestral. Bodegas Sentencia


Piel de cebolla.

Recuerda a la manzana, percepción tanto melosa como sedosa. Se sienten los frutos rojos, fresa y frambuesa, tramadas en una rica sensación láctica.

En boca es "goloso" en alma, con volumen, sincero, limpio, rápido y grácil. Mascas las fresas, es tan rico como sabroso, buena acidez y un fondo seco que manda y articula, invita al trago. Los frutos rojos se pegan al paladar, sabroso y adictivo.

Catado, como todos los vinos, a ciegas. Grata sorpresa al descubrir que se trata del vino de Alberto, esta catado con sinceridad y profesionalidad.


Puszta Libre!, Austria


Rojo cereza picota y ribete rubí.

Le damos tiempo para que escape el animal. Se descubre con una fruta entre la mermelada y la compota, en forma de moras y ciruelas, junto a la flor y las hojas de la zarzamora. Es curioso, hay un fondo terroso y ahumado, café, nuez verde y un buen toque nivelador, balsámico.

En boca es grácil y algo ligero, con un málico marcado y un tanino delicado, casi inconsistente queda el amargo quien a su vez se nivela gracias a la acidez, devolviendo al conjunto la ligereza y la frescura. Tacto acuoso y aunque mis palabras puedan hacer creer que el vino es débil,  sin embargo es un vino que inspira y lo tiene todo nítido y con sentido.


Occhipinti. Il Frappato. Terre Siciliane. 2016


Rico aroma, fondo natural por lo sincero y claro, limpio. Hay una rica fruta más roja que negra, toque terroso, carbón. La fruta gobierna y trama con todo, se siente sabroso, piensas y sientes en esa fruta con carga, moras, cerezas, grosellas y arándanos, envueltos en pimienta roja y una buena sensación vegetal, intensa y cálida. Final de monte bajo, te cautiva y te atrapa y a la vez deseas ir a su encuentro en la boca.

En boca tiene chispa, pica, es tan sabroso como amargo, lo paladeas se quiere agarrar al paladar, se lo lleva la acidez, va y viene, formas ligeras nada carente de personalidad, está vivo y en el fondo es largo y se reinvente, sigue, sigue, rechupeteas la fruta y su sinceridad.


Los Pasitos 2016. Baboso Negro. Valle de la Orotava


Rojo rubí cardenalicio de capa baja.

El arranque es de pólvora, intenso y reducido, marca y señala, tiene personalidad y genio. Al movimiento surgen los ahumados, el fondo terroso, a hierro y a sangre. Hay una fruta espectacular que puede con todo el arsenal anterior en forma de cerezas, tanto maduras como licorosas, más moras. Tras un tiempo vas a su encuentro y descubres un aroma a ceniza, sulfuroso, vegetal, volcánico.

En boca ya te remata y deja las cosas mucho más claras. Es tierno, sabroso y sincero, cálido y suave, pasa sin parsimonia se queda prendado en el recuerdo, es curioso y hay que saber tanto entenderlo como interpretarlo. Cambia de registros una y otra vez, unas veces mascas la fruta, otra ese carácter sanguino y terroso, hierbas medicinales, todo tramado en un fondo singular que invita y no intimida. He aprendido mucho con este vino.


Abel Mendoza 2013 . Graciano


Rojo picota de capa media alta.

Elegante, soberbio, bien definido, se muestra rico, especiado, mentolado y balsámico, fondo cálido, madurez y profundidad, sereno y no tan lineal como mis palabras. La fruta todavía manda hay moras, arándanos y algo de endrino entremezclados con las pimientas, el clavo, regaliz y un monte de hierbas, garriga.

En boca entra armado pero grato, es fresco, un bálsamo. Punto cálido aunque el conjunto es pura frescura. Acidez rica y sabrosa como la fruta, bebes el zumo de la mora y las ciruelas, se pega al paladar con agrado y sabor, ahora controlado por las especias, el regaliz y ese monte bajo.


Gran Callejo 1989. Gran Reserva. Ribera del Duero


Color granate con el ribete teja.

La copa se llena de un rico aroma señorial, elegante y clásico que está más en el fondo que en las formas pues hay frescura interna y una rica fruta negra y algo roja, ciruela y moras son las que destacan. Al movimiento surge un fino aspecto especiado y a monte bajo, eucalipto balsámico le da más amplitud, si cabe.

En boca la entrada es redonda, sedosa, hasta suave. Lo paladeas gracias a la buena acidez. El tanino se traba y gana, perdura al igual que la fruta y la frescura, dando un conjunto sorprendente y agradable, cautivador.